Brownstone » Artículos del Instituto Brownstone » De acuerdo con nosotros o calla tu lengua
crisis de covid explotada

De acuerdo con nosotros o calla tu lengua

COMPARTIR | IMPRIMIR | EMAIL

Cada crisis, dicen, es una oportunidad. Los gobiernos, los burócratas de la salud y los reguladores de medicamentos de todo el mundo se han aprovechado de la crisis de la COVID-19 para hacerse con el poder y controlar nuestras vidas. Como era de esperar, en lugar de sorprender a la mayoría de las personas, muchos están demostrando ser singularmente resistentes a renunciar a sus poderes extraordinarios, en lugar de extender la emergencia y ampliar su alcance para abarcar otros problemas.

Los esfuerzos para controlar la narrativa de la pandemia comenzaron con una supresión sistemática de cualquier sugerencia de que podría haberse originado en un laboratorio de investigación del Instituto de Virología de Wuhan, luego pasaron a denigrar, silenciar y difamar a los críticos de los encierros, las máscaras y la eficacia y los mandatos de las vacunas.

Ley Nacional de Regulación de Profesionales de la Salud Modificada de Australia

La última iteración en Australia ocurrió el 13 de octubre cuando el Parlamento de Queensland modificada la Ley Nacional de Regulación de Profesionales de la Salud para remodelar fundamentalmente la relación entre médicos, pacientes y reguladores de la salud. Según un acuerdo intergubernamental existente, el cambio de Queensland se replicará en enmiendas legislativas en cascada en otros estados y territorios para garantizar una ley nacional uniforme.

El 22 de febrero, autoridades federales y estatales de Australia los ministros de salud aprobaron el Proyecto de Ley de Modificación de la Ley Nacional de Regulación de Profesionales de la Salud. Las actualizaciones de los principios rectores incluyeron “un aumento en las respuestas regulatorias disponibles para proteger la seguridad pública”. En el mejor de los casos, esto es vago y ambiguo.

En el peor de los casos, cambia decisivamente el equilibrio de lo centrado en el individuo en las democracias liberales a la seguridad colectiva de tecnócratas y expertos, lo que justifica las restricciones a los derechos individuales y la agencia para el bien común según lo determinen las agencias gubernamentales. Se prohibirá a los médicos expresar su opinión y utilizar su experiencia, capacitación, educación y conocimiento del paciente, si esto contradice lo que los burócratas de salud dicen que es en interés de la “confianza pública en la seguridad”. Este último controlará de forma remota cómo los médicos deben abordar las recomendaciones de tratamiento para los pacientes.

Hubo varias presentaciones que argumentaron en contra de varios elementos de la enmienda. los Asociación Médica Australiana preguntó qué significa un "principio rector principal" "en la práctica" y argumentó que el "concepto de confianza pública no siempre es claro". los Colegio Real Australiano de Médicos Generales sostuvo que las enmiendas desequilibrarían el sistema aún más lejos de la protección de la seguridad del paciente y hacia “el enjuiciamiento de los médicos”, en detrimento de la confianza de los médicos en la Ley Nacional.

La presentación más sustancial provino del Sociedad Australiana de Profesionales Médicos y la Asociación Profesional de Enfermeras de Australia que representa a más de 10,000 profesionales de la salud. Expresaron su preocupación de que "la naturaleza amplia y discrecional de los reclamos de 'seguridad y confianza públicas'" pueda ser abusada "como un mecanismo para hacer cumplir las directivas gubernamentales". Por un lado, estos podrían estar desconectados de la ciencia y la evidencia.

Por otro lado, podrían ser utilizados para controlar a los profesionales de la salud en directo “conflicto con sus deberes éticos y Código de Conducta obligaciones.” No confiaban en que las disposiciones para la salud y la seguridad públicas de hecho "mejorarían la protección pública contra la mala conducta clínica" o "aumentarían la confianza en el sistema de salud pública". En cambio, los poderes propuestos “servirían para silenciar convenientemente las voces de los expertos que desean corregir a las autoridades sanitarias” y resultarían contraproducentes al evitar que “la información y la comunicación necesarias ingresen a la esfera pública”.

Todo lo que han hecho los burócratas y reguladores de la salud desde marzo de 2020, en nombre de garantizar la seguridad pública y detener la desinformación, indica que debemos temer lo peor y sería ingenuo esperar lo mejor. Esto incluye la manipulación psicológica de las emociones y los sentimientos para empujar a las personas a cumplir con las directivas de salud.

Los principios de larga data que han guiado a los médicos australianos y han asegurado que su sistema de salud sea insuperable se verán socavados: el deber del juramento hipocrático de "no hacer daño", el consentimiento informado del paciente basado en una evaluación de daños y beneficios de diferentes opciones de tratamiento, los riesgos asociados con ellos en el mejor juicio profesional del médico, y la santidad de la relación médico-paciente.

La fe de las personas en sus médicos de cabecera podría colapsar una vez que se den cuenta de que los médicos no pueden cuestionar los supuestos beneficios o señalar los posibles riesgos de los tratamientos recomendados. En cambio, deben permanecer dentro de los límites establecidos por los burócratas y los reguladores, estos últimos a menudo sujetos a la captura de la industria.

California aprobó una ley similar que faculta a la junta médica del estado a revocar la licencia de los médicos que expresan opiniones "contradichas por el consenso científico contemporáneo sobre el estándar de atención". O, como amablemente traducido por el New York Post subeditores: “California hace que sea ilegal que los médicos no estén de acuerdo con los políticos”.

El debate sobre el balance de daños y beneficios de las vacunas contra el covid

Para los burócratas y reguladores de la salud, estos últimos a menudo con vínculos comprometedores con la industria, reclamar el monopolio de la verdad científica es escandaloso. El esfuerzo por cerrar debates legítimos bajo pena de excomunión de la profesión médica representa un peligro claro y presente para la salud pública.

Habiendo anulado cien años de ortodoxia científica y política sobre el manejo de la pandemia con Covid, tenemos la intención de revolucionar la práctica diaria de la medicina al subordinar el juicio profesional de los médicos sobre las mejores opciones de tratamiento para sus pacientes, a las directivas de los burócratas y reguladores de la salud. . Con la estima pública por los políticos en mínimos históricos, no es probable que esto inspire confianza en el servicio de salud.

Considere la opinión mundialmente cuestionada sobre el balance beneficio-daño de las vacunas Covid para niños. Su riesgo de enfermedad grave o muerte por Covid es pequeño, de reacciones adversas graves es mayor y se desconocen los efectos a largo plazo. El 7 de octubre, Florida emitió una comunicado de prensa recomendando contra las vacunas mRNA Covid para hombres de 18 a 39 años. Su análisis encontró un 84 por ciento más de riesgo de muerte relacionada con el corazón dentro de los 28 días posteriores a la vacunación en este grupo. Los mayores de 60 años tienen un 10 por ciento más de riesgo.

Esto complementa la guía de Florida sobre guía de vacunas pediátricas emitido en marzo que recomienda contra las vacunas Covid para menores de 18 años sanos. Señalan el riesgo limitado para bebés y niños de enfermedades graves debido a Covid, la alta prevalencia de inmunidad existente entre ellos, la reducción de la eficacia de la vacuna y eventos adversos graves "más altos de lo previsto", incluida la miocarditis.

Florida se une así Dinamarca, Noruega y Suecia al finalizar las recomendaciones de vacunas para jóvenes de 12 a 17 años y también, en dos de ellos, para menores de 50 y 65 años. Aunque cuestionado, hay un sustancial y crecer cuerpo of científico estudios que apoyan su escepticismo hacia beneficios netos de vacunas Covid para lactantes, niños y adolescentes.

Florida guía incluye tres recomendaciones que son directamente relevantes para la Ley Nacional de Australia:

  1. Se alienta a las personas a discutir todos los beneficios y riesgos potenciales de la vacuna con su proveedor de atención médica.
  2. El riesgo asociado con la vacunación con ARNm debe sopesarse frente al de la infección por Covid.
  3. Los médicos deben informar a los pacientes sobre las posibles complicaciones cardíacas que pueden surgir después de recibir una vacuna de ARNm.

Sin embargo, la Administración de Productos Terapéuticos de Australia ha aprobado vacunas para niños de 6 meses a 5 años. Mientras tanto, muchas de las afirmaciones presentadas en apoyo de las vacunas (detienen la infección y la transmisión y previenen enfermedades graves y la muerte) han tenido que ser abandonadas una tras otra, pero las plataformas de redes sociales nunca las "verificaron con hechos", mientras que los primeros críticos Los autodenominados verificadores de hechos evaluaron que estas afirmaciones difunden desinformación y promueven teorías de conspiración, hasta que ya no lo hacen.

Además, las personas que mueren dentro de los 14 días posteriores a una dosis de vacuna son mal clasificado como "no vacunados". Esto distorsiona las estadísticas sobre el balance neto de daño-beneficio en un grado indeterminado. En un ejemplo particularmente atroz, un artículo en Naturaleza el 23 de septiembre explicó que los autores (1) habían clasificado a los no vacunados y los vacunados con una sola dosis en la categoría general de no vacunados, y (2) los individuos no vacunados con infección previa habían sido clasificados como "totalmente vacunados" (Tabla complementaria 2).

esto en un estudio cuyo objetivo principal fue evaluar la susceptibilidad comparativa a la infección por la variante Omicron de los vacunados frente a los no vacunados dentro de los hogares daneses en diciembre de 2021. Concluyeron que los vacunados son menos susceptibles. Puedo empatizar con la reacción de Julian Conradson que después de tal prestidigitación analítica en una revista líder revisada por pares, "La academia ha muerto.” No es de extrañar que un encuesta por el Centro de Investigación Pew en febrero mapeó la caída de la confianza en los científicos médicos desde 2020.

Ejemplos de temas prohibidos

Ejemplos de estudios que los médicos no podrían discutir sin temor a la investigación y las repercusiones incluyen:

  • En un nuevo estudiar en preprint que analizó 31 estudios nacionales de seroprevalencia previos a la vacunación para estimar la tasa de mortalidad por infección (IFR) estratificada por edad, John Ioannidis y su equipo encontraron que la IFR promedio fue del 0.0003 % entre los 0 y los 19 años, del 0.003 % entre los 20 y los 29 años, 0.011% a los 30-39 años, y 0.035% a los 40-49 años. La mediana para las personas de 0 a 59 años fue solo del 0.035 %. Estos están dentro y a menudo son más bajos que el rango de la gripe estacional para los menores de 60 años. La última oración se descartaría como desinformación, engañosa o, al menos, falta de contexto.
  • En la informe semanal del 14 al 20 de agostoNSW Health dijo: “La minoría de la población general que no ha sido vacunada está significativamente sobrerrepresentada entre los pacientes en hospitales y UCI con Covid-19” (p. 2). Dos páginas más adelante, el mismo informe nos da los datos de ingresos hospitalarios y UCI por estado vacunal. El número de no vacunados es exactamente cero para ambos. Ahora, esto hace que sea matemáticamente imposible que los no vacunados estén “sobrerrepresentados” entre los pacientes de Covid en hospitales y UCI. Hay una distinción conceptual importante entre la declaración en la página 2 y las estadísticas en la Tabla 1 dos páginas más adelante. El primero es parte del mensaje público del departamento de salud de que las vacunas Covid son "seguras y efectivas". El segundo son los datos reales. La forma en que leí la Ley Nacional enmendada y, por lo tanto, la forma en que algún funcionario de la AHPRA (Agencia de Regulación de Profesionales de la Salud de Australia) podría leerla en algún momento en el futuro contra cualquier médico, este último debe ajustarse al mensaje público y no mencionar el verdadero datos.
  • Imagínese una familia de padres de 45 años con tres niños pequeños de 5 a 12 años que visitan a su médico de cabecera para hablar sobre la vacunación de sus hijos y los refuerzos para ellos, tanto para protegerse a sí mismos como a sus padres mientras llevan a los niños a pasar el rato. tiempo de calidad con los abuelos. En nombre de la seguridad pública, ¿los médicos australianos tendrán que promover las vacunas de ARNm entre los niños, los refuerzos entre los adultos y se les prohibirá mencionar consejos en sentido contrario en Escandinavia y Florida? En Nueva Gales del Sur, de las 2,311 muertes relacionadas con el covid desde el 22 de mayo, solo 3 han sido menores de 20 años y 34 menores de 50. ¿Ha muerto algún menor de 20 años sano por covid en Australia durante la pandemia? Si los niños prácticamente no corren ningún riesgo y las vacunas no detienen la transmisión, ¿por qué exponer a los niños al riesgo de eventos adversos graves? 
  • ¿Qué hay de la sorprendente revelación de que Pfizer nunca había probado la transmisibilidad de sus vacunas y, por lo tanto, todo el requisito del pasaporte de vacunas se basó en una conspiración de mentiras. En una entrevista de NBC el 26 de febrero de 2021 El CEO de Pfizer, Albert Bourla, dice claramente “Hay muchos indicios en este momento que nos están diciendo que hay una protección contra la transmisión de la enfermedad” que brinda la vacuna. En una entrevista de CBS el 26 de mayo de 2021, Anthony Fauci dijo: “cuando te vacunas, no solo proteges tu propia salud, la de la familia, sino que también contribuyes a la salud de la comunidad al prevenir la propagación del virus en todo el mundo”. la comunidad… te conviertes en un callejón sin salida al virus.” Los datos australianos también confirman que, si bien las vacunas y los refuerzos continúan brindando beneficios de protección contra enfermedades graves y muertes, a pesar de la vacunación de adultos en un 95 %, no brindan inmunidad contra infecciones, hospitalización, ingreso en la UCI o incluso la muerte (Figura 1).
Figura 1: Estadísticas de Covid-19 para Nueva Gales del Sur (NSW) por estado de vacunación, del 22 de mayo al 10 de octubre de 2022. Fuente: NSW Health, Informes Semanales de Vigilancia.

En un artículo en news.com.au, franco chung ha prestado un gran servicio a los australianos al compilar una lista de declaraciones de ministros y burócratas de salud australianos que expresan repetidamente su firme convicción de que las vacunas detienen la transmisión. miguel senger nos ha hecho un servicio a todos con una mirada retrospectiva similar a la satanización de los no vacunados por parte de varias autoridades públicas, amplificada con demasiado entusiasmo por los medios de comunicación, y todo predicado en la falsa creencia de que las vacunas detienen la transmisión.

Para los lectores interesados ​​en Australia, Richard Kelly proporciona una revisión de muchos edictos y acciones de aplicación de sacudidas de cabeza, como multar a un repartidor por lavar su camioneta en un lavado de autos vacío a la 1.15:XNUMX a.m. y a un conductor adolescente por ir a una lección con su madre, que fueron emitidos funcionarios de salud. Su ignorancia sobre la enfermedad solo fue superada por su arrogancia y arrogancia sobre su capacidad para controlar el comportamiento de un coronavirus. ¿Los médicos australianos correrían el riesgo de ser dados de baja por mencionar algo de esto?

Oliver Mayo de Noticias SIN CORTAR escribió un carta abierta a 20 editores de noticias británicos el 12 de octubre, pidiéndoles que explicaran por qué no habían publicado una historia sobre el poderoso documental sobre lesiones por vacunas llamado Seguro y eficaz: una segunda opinión, o en la dolorosa honestidad del Dr. Aseem Malhotra revisada por expertos estudio pidiendo una pausa en la vacunación de Covid debido a eventos adversos graves hasta que todos los datos sin procesar hayan sido sometidos a un escrutinio totalmente independiente. Ambos serían interesantes para el público y ambos son de gran interés público. No deberíamos contener la respiración por una respuesta. Peter Doshi de la Facultad de Farmacia de Maryland, editor principal de la  British Medical Journal, tiene razón en denunciar a los medios heredados por su falta de cobertura equilibrada de vacunas Covid.

Sorprendentemente, la admisión de Pfizer ha sido estudiadamente ignorada por los HSH australianos. Por si me había perdido la cobertura de la bomba entrevista en los medios australianos, hice una búsqueda en el sitio web de ABC (la versión australiana de la BBC), Edad, Australiano y Sydney Morning Herald documentos. Obtuve cero aciertos para Robert Roos, el eurodiputado holandés que hizo la pregunta en el Parlamento Europeo a la directora de Pfizer, Janine Small, y para este último que confesó la falta de pruebas de transmisibilidad. La pérdida de confianza en nuestras principales instituciones está contribuyendo a la crisis global de la democracia en varios frentes.

La falta de interés y cobertura de los medios significa que hay poca presión para que el público seguimiento semanal. En ausencia de eso, no se impondrá ningún castigo a los ministros y burócratas por la amplia gama de fechorías al infligir daños crueles e inhumanos a millones de sus ciudadanos; ninguna perspectiva de cierre emocional para las personas por el trauma que han sufrido, incluidas las muertes por desesperación y desolación nacidas de la soledad; perspectivas tardías de que las masas se deshagan de su miedo a un virus que, para la mayoría de las personas sanas menores de 70 o 65 años, no es realmente una enfermedad grave; y una negativa a instituir el elemento disuasorio más poderoso de todos para cualquier repetición de la delincuencia pública a gran escala.

En cambio, todos podemos esperar ciclos interminables de enjuague y repetición de vigilancia, compulsión y coerción de las masas según los caprichos de sus superiores tecnocráticos.



Publicado bajo un Licencia de Creative Commons Atribución Internacional
Para reimpresiones, vuelva a establecer el enlace canónico en el original Instituto Brownstone Artículo y Autor.

Autor

  • Ramesh Thakur

    Ramesh Thakur, académico principal del Instituto Brownstone, fue subsecretario general de las Naciones Unidas y profesor emérito en la Escuela Crawford de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Australia.

    Ver todos los artículos

Donaciones

Su respaldo financiero al Instituto Brownstone se destina a apoyar a escritores, abogados, científicos, economistas y otras personas valientes que han sido expulsadas y desplazadas profesionalmente durante la agitación de nuestros tiempos. Usted puede ayudar a sacar a la luz la verdad a través de su trabajo continuo.

Suscríbase a Brownstone para más noticias


Comprar piedra rojiza

Manténgase informado con Brownstone Institute