Brownstone » Artículos del Instituto Brownstone » La esperanza brota eternamente... con un poco de esfuerzo

La esperanza brota eternamente... con un poco de esfuerzo

COMPARTIR | IMPRIMIR | EMAIL

En el otoño de 2021, después de pasar 20 años enseñando filosofía en universidades de Canadá y los EE. UU., me despidieron "con causa" por desafiar la política COVID de mi universidad. Desde entonces, me han entrevistado varias veces sobre mi experiencia. De todas las preguntas que me hacen durante las entrevistas, la que menos me gusta, la que suele aparecer al final, es "¿Cómo podemos arreglar las cosas?"

Esta pregunta me inquieta, como si me estuvieran pidiendo que buscara a tientas en la oscuridad algo que podría no estar allí. Requiere que mire más allá de la oscuridad presente hacia un futuro más brillante y más claro. Requiere esperanza.

Pero la esperanza es escasa en estos días y lo ha sido durante un tiempo.

Dondequiera que miré en los últimos dos años, la gente estaba perdiendo su sustento, los vecinos se daban la espalda unos a otros, las familias se estaban fracturando y el lodo virtual de la intimidación y la cancelación se esparcía libremente a través de las plataformas de redes sociales.

Luego, por supuesto, estaba la agitación constante del pánico y la histeria, el silenciamiento irreflexivo y el gaslighting, la intolerancia infecciosa y la palpable debilidad moral. En medio de todo esto, parece que hemos olvidado cómo hablarnos, cómo escuchar, cómo ser humanos. Durante dos años, tuvimos una sobredosis de argumentos perezosos, ad hominem ataques y falsas dicotomías (no-no del pensamiento crítico básico) en un intento de crear la apariencia de un discurso civil que es, de hecho, solo un velo delgado sobre una cultura que es tóxica hasta la médula.

Esta toxicidad se ha extendido a todos los niveles de la sociedad: gobierno corrupto, medios de comunicación poco curiosos, inflación desenfrenada y un malestar general que se asienta en la mente de nuestros jóvenes, uno de los cuales dijo recientemente “básicamente, nadie menor de 40 años piensa que algo bueno puede suceder alguna vez”. otra vez."

La humanidad está en las garras de un cóctel tóxico de sarcasmo, vergüenza y rabia incandescente. El miedo se ha apoderado de nosotros, el desprecio es nuestra actitud predeterminada y nuestros fracasos morales son tan rutinarios que se han normalizado, incluso convertido en héroes. Estamos, creo, en un estado colectivo de desesperación. Por lo tanto, no me sorprende que me cueste sentirme esperanzado cuando me preguntan "¿Cómo arreglamos las cosas?" ya que la desesperación es la ausencia o pérdida de la esperanza (del latín “sin” [de] y “esperar” [Sperare]).

Empecé a preguntarme de dónde venía esta desesperación, qué efectos a largo plazo tendrá sobre nosotros y cómo podríamos aprender a tener esperanza nuevamente. No es probable que los cambios en las creencias lo hagan. Si bien puede haber algunos "malabarismos" internos aquí y allá, las líneas de batalla están claramente trazadas; la mayoría de las personas están construyendo fortalezas en torno a las creencias que tenían a principios de 2020.

Entonces, ¿cómo navegamos por las consecuencias de los últimos dos años? ¿Cómo reconstruimos los puentes quemados? ¿Cómo aprendemos a permanecer en la mesa cuando la conversación toma un giro? ¿Cómo equilibramos la necesidad de aferrarnos a lo que somos con el deseo de vivir en paz con los demás? ¿Cómo aprendemos a ser humanos de nuevo? ¿Esperar de nuevo?

Una (muy breve) historia de esperanza

Como hago a menudo, comencé a buscar respuestas en la historia, en las historias de aquellos que primero intentaron lidiar con estos problemas.

Quizás la historia de esperanza más conocida en el mundo antiguo es la historia de Pandora. Famosamente, después de que una gran cantidad de males escaparon del frasco de Pandora, solo quedó la esperanza. Pero si la esperanza es un mal, ¿por qué se quedó sola en el tarro? ¿Y por qué, si es bueno, estaba en el frasco en primer lugar?

Algunos trataron la esperanza como algo frívolo y que distrae. Prometeo escribió que Zeus impidió que los mortales "previeran su destino" dándoles "esperanzas ciegas" y, para Solon, las "esperanzas vacías" son las indulgencias de aquellos que son propensos a las ilusiones. El siempre pragmático Séneca dijo de la esperanza y el miedo que “los dos marchan al unísono como un prisionero y la escolta a la que está esposado”. (Séneca, Letras 5.7-8). Para los estoicos, en general, la esperanza nos distrae del verdadero trabajo de descubrir cómo vivir el momento.

Para Camus, el nihilista de muchas cosas, la esperanza es un signo de la futilidad de la vida, ejemplificado por el “trabajo inútil y sin esperanza” de Sísifo (Camus 119). Y para Nietzsche, la esperanza es “el peor de todos los males porque prolonga los tormentos del hombre” (Nietzsche §71).

Pero la esperanza también recibió algunos tratamientos favorables. Platón describió la esperanza como uno de los “placeres de la anticipación”. Thomas Hobbes lo llamó un "placer de la mente". “La esperanza brota eternamente”, escribió el Papa optimista. Y Emily Dickinson romantizó la esperanza como "la cosa con plumas que se posa en el alma y canta la melodía sin las palabras..."

La historia de la esperanza es un asunto interesante pero complicado.

¿Qué es la esperanza?

Todo esto me hizo pensar en qué es la esperanza, ya sea una emoción, una capacidad, una virtud o algo más.

Psicólogos y filósofos tienden a estar de acuerdo en que la esperanza pertenece a la familia de actitudes morales que incluye la creencia, el deseo, la fe y el optimismo. La persona esperanzada cree que las cosas buenas son posibles, tiene fe en que el futuro puede ser mejor que el presente y, en general, es optimista acerca de los esfuerzos de la humanidad.

Pero la esperanza es más que solo polianismo. Mientras que el optimismo es la creencia de que el futuro será mejor de alguna manera, la esperanza es la convicción de que uno puede hacer algo para que salga mejor. La esperanza no es pasiva. Simplemente esperar una situación desesperada es como "Esperar a Godot" (quien, por cierto, nunca llega).

En cambio, la esperanza es una "actitud compuesta", que consiste en un deseo de un resultado particular y una actitud activa hacia la realización de ese resultado (Bloch 201). Investigadores en un 2013 estudio  definió la esperanza como “tener la voluntad y encontrar el camino”, imaginando un camino lógico para lograr nuestras metas deseadas. La esperanza es personal. Se basa en la creencia de que hay cosas que podemos hacer ahora para crear el mejor futuro que imaginamos.

La esperanza es una actitud de ingenio.

¿Por qué lo necesitamos?

La esperanza es mucho más que algo agradable, una pequeña cereza en el pastel de una vida que ya va bastante bien. Es eminentemente práctico.

Un  estudio  del “Programa de Florecimiento Humano” de Harvard muestra que la esperanza se correlaciona con una mejor salud física y mental en general, lo que incluye un menor riesgo de cáncer y suicidio, menos problemas para dormir, mayor bienestar psicológico y la capacidad de recuperarse más eficazmente de una enfermedad. En particular, la esperanza (o sus creencias y expectativas componentes) es la única variable que conduce a un mejor resultado de una persona cuando el efecto placebo está en juego.

La esperanza también tiene un gran valor moral y es particularmente útil para fomentar el coraje. Mientras que el miedo desenfrenado genera desesperación, la esperanza ayuda a crear la confianza que necesitamos para ser valientes. La confianza, nos dice Aristóteles, “es la marca de una disposición esperanzada”. (Ética a Nicómaco 3.7) Dos milenios después, Ana Frank escribió que la esperanza “nos llena de valor renovado y nos fortalece de nuevo”.

La esperanza como virtud democrática

Al pensar en la esperanza, comencé a preguntarme si también tiene valor social. Una cosa que hace es recordarnos nuestra humanidad compartida. Nos da un sentido de propósito y solidaridad. Inspira y prende. El discurso “Tengo un sueño” de Martin Luther King ofreció un mensaje de esperanza que se volvió contagioso. La esperanza traduce el lado destructivo de nuestros sentimientos comunes de impotencia (miedo, incertidumbre, resentimiento, culpa) en algo constructivo y unificador. King, escribe Martha Nussbaum, "fue muy bueno para convertir el miedo y la ira en esperanza y un trabajo constructivo y factible".

Para el filósofo ilustrado Spinoza, esperar juntos es algo natural. Escribió que las personas están unidas por esperanzas y temores comunes, y que la única razón por la que permanecemos fieles al contrato social, ese acuerdo implícito que formó la sociedad en primer lugar, es porque esperamos obtener una vida mejor al hacerlo. . La esperanza, dice, siempre supera al miedo entre las personas que son libres. Michael Lamb formaliza el valor social de la esperanza al llamarla una virtud democrática que perfecciona los actos de esperanza en los conciudadanos para lograr bienes democráticos.

¿Por qué la esperanza tiene tal poder para unir? Una de las razones, creo, es que nos da una historia que contar, una narrativa que da sentido a nuestras vidas. Richard Rorty describe la esperanza como una metanarrativa, una historia que sirve como promesa o razón para esperar un futuro mejor. Hacer esto esperando juntos, Rorty lo llama “esperanza social”, que requiere un “documento de promesa” de cada uno de nosotros hacia el otro. Que hermoso pensamiento. Con todas las cosas que nos separan hoy, no puedo evitar sentirme obligado por la idea de que un “documento de promesa” podría ayudarnos a volver a unirnos.

¿Cómo alimentamos la esperanza como virtud democrática?

Un buen lugar para comenzar es reconocer que el riesgo y la incertidumbre estarán con nosotros para siempre. Apuntar a erradicarlos es una señal de nuestra arrogancia al pensar que este vasto y complicado mundo es uno que podemos controlar. Ser vulnerable a los demás, estar abierto a la posibilidad de confiar en alguien que podría lastimarte, es parte de lo que es ser humano. Pero decidir aceptar el riesgo de la vida, hacerse uno mismo racionalmente vulnerable, requiere confianza, y la confianza se gana con esfuerzo y se pierde fácilmente en nuestro mundo donde las interacciones con los demás son de alto riesgo.

La vulnerabilidad, la confianza y la esperanza deberán desarrollarse lentamente y en conjunto; pequeños pasos hacia la confianza nos harán sentir menos vulnerables y ayudarán a crear una base para la esperanza. Y mientras construimos esta base, podemos estar trabajando para convertir nuestra vulnerabilidad en algo bueno, para verla como algo que nos abre a los dones de los demás, creando la oportunidad de desarrollar mejores relaciones.

Avanzando

¿Es nuestra situación desesperada? Lo es si moramos en nuestra desesperación. Pero ese es un estado antinatural. La esperanza nos hace humanos. Como dijo Dostoievski, “Vivir sin esperanza es dejar de vivir”.

Séneca dijo que debemos elegir entre “proyectar nuestros pensamientos muy por delante de nosotros” o “adaptarse al presente”. (Séneca, Letras 5.7-8). Creo que esto es una falsa dicotomía. Podemos elegir mirar más allá de la oscuridad de este momento mientras somos realistas sobre lo que podemos hacer en el presente para hacer realidad nuestras esperanzas para el futuro. Estamos cansados ​​y desesperados, sin duda, pero también somos resistentes e ingeniosos.

Entonces, ¿cómo construimos un hábito de esperanza? ¿Cómo hacemos que la esperanza sea “pegajosa” para que se convierta en una virtud en la que podamos confiar?

No se puede negar que esto requerirá tiempo, compromiso y esfuerzo moral. Mucho de esto debe suceder en nuestras comunicaciones diarias simples con familiares y amigos, ya sea que comencemos con preguntas, con qué frecuencia 'mordemos el anzuelo'. Necesitamos volver a aprender cómo ser curiosos, cómo hacer preguntas no retóricas, cómo mantener una conversación mientras nuestras creencias se alinean y divergen. Se necesita más tiempo y paciencia de lo que pensamos para tolerar y respetar a los demás. Papa puede haber tenido razón. La esperanza puede brotar eternamente. Pero se necesita esfuerzo para que la primavera fluya.

Aquí hay algunas cosas que podemos hacer para que funcione:

  • Una habitación propia: En algún momento, perdimos interés en pensar por nosotros mismos. En algún momento decidimos que nuestra obligación principal es “encajar”, ​​externalizar nuestro pensamiento, cumplir y conformarnos. De hecho, lo opuesto es verdad. Es el pensamiento crítico de los individuos, especialmente de los atípicos, lo que siempre ha inspirado y regulado a las masas. Para pensar críticamente necesitamos cierta distancia del “enloquecimiento”, una “habitación propia” en la que procesar lo que nos llega, en la que encontrar la confianza que necesitamos para empezar a esperar de nuevo.
  • Literatura, historia y arte: Estas cosas nos ayudan a sentirnos menos desesperanzados al recordarnos que no estamos solos, que otros han luchado como nosotros ahora (y probablemente más,  asi que). También nos dan héroes de la esperanza, Florence Nightingale, Atticus Finch, por nombrar solo dos, que hicieron algo constructivo de la desesperanza. El arte trasciende las diferencias y nos recuerda las partes más profundas de nosotros mismos que las minucias y el estrés de la vida a menudo suprimen. Necesitamos volver a adoptar las artes liberales en todos los niveles de la educación para que sepamos cómo hacer que la ciencia y la tecnología nos sirvan (y no al revés).
  • Sentido: Nuestro mundo, tambaleándose por una caída libre posmodernista, se define en gran medida por un alejamiento de las metanarrativas pasadas (marxismo, utilitarismo, incluso cristianismo). Sin que algo intervenga para ocupar su lugar, no sorprende que nos enfrentemos a una crisis de significado. Si no nos gustan las viejas fuentes de significado, entonces necesitamos encontrar otras nuevas. Necesitamos creer en algo para poder tener esperanza.
  • Sempezar con el perdón: El estudio de Harvard al que me referí anteriormente identifica cosas que ayudan a crear esperanza: actividad física, frecuencia de contacto con amigos y, curiosamente, perdón. Una estudio  en realidad descubrió que los tratamientos de perdón, como la intervención psicoterapéutica para ayudar a las personas a perdonar a los demás, aumentan la esperanza. La esperanza es un sistema de retroalimentación positiva; lo que haga para nutrirlo, como aprender a perdonar, será mucho más fácil a medida que construya una base de esperanza.

¿La esperanza es ciega?

Posiblemente. Pero eso es parte de lo que lo hace tan valioso. Nuestro mundo está lleno de cambios e incertidumbre. Es difícil encontrar nuestro equilibrio, y mucho menos sentirse optimista, en esta atmósfera de riesgo. Pero un mundo sin riesgo, un mundo en el que tenemos control sobre todas las variables de la vida, es también un mundo sin necesidad de esperanza. Avanzar requiere creer que nuestros esfuerzos son significativos incluso si no producen exactamente lo que imaginamos.

La ceguera de la esperanza no es un reflejo de nuestra ingenuidad sino un signo de la confianza que tenemos en nosotros mismos y en los demás. Y es debido a la confianza que estamos dispuestos a participar en proyectos significativos. La esperanza, dice la Dra. Judith Rich, "es una coincidencia en un túnel oscuro, un momento de luz, lo suficiente para revelar el camino por delante y, en última instancia, la salida".

¿Viviremos para ver un mundo mejor? ¿Saldremos de esta oscuridad actual? No sé. Pero podemos esperarlo. Y podemos trabajar en ello desde donde estamos, con las personas que conocemos, en las pequeñas elecciones que hacemos todos los días. Nos ha llevado mucho tiempo llegar a donde estamos y se necesitará una cantidad de tiempo y esfuerzo comparables para reconstruir lo que hemos perdido. Podemos tomar la decisión racional de esperar un futuro mejor. Y podemos dar pequeños pasos hacia ese futuro eligiendo la esperanza ahora mismo.


Trabajos citados:

Aristóteles. Ética a Nicómaco. Traducido por D. Ross y L. Brown (ed.), Oxford: Oxford University Press, 2009.

Bloch, Ernst. El principio de esperanza, 3 tomos. Traducido por N. Plaice, S. Plaice y P. Knight, The MIT Press, 1986.

Camús, Alberto. El mito de Sísifo y otros ensayos, Libros antiguos, 1955.

Cordero, Miguel. "Tomás de Aquino y las virtudes de la esperanza: teológica y democrática: Tomás de Aquino y las virtudes de la esperanza". Revista de ética religiosa, 16 de mayo de 2016, págs. 300–332.

Nietzsche, Federico. Humano, demasiado humano y más allá del bien y del mal, editado por H. Zimmern y PV Cohn, Wordsworth Editions, 2008.

Séneca, Lucius Annaeus. Cartas de un estoico. Traducido por Robin Campbell, Penguin, 1969.

Tomado de la Fondo de democracia



Publicado bajo un Licencia de Creative Commons Atribución Internacional
Para reimpresiones, vuelva a establecer el enlace canónico en el original Instituto Brownstone Artículo y Autor.

Autor

  • julie ponesse

    La Dra. Julie Ponesse, becaria de Brownstone 2023, es profesora de ética y ha enseñado en el Huron University College de Ontario durante 20 años. Fue puesta en licencia y se le prohibió el acceso a su campus debido al mandato de vacunación. Presentó en The Faith and Democracy Series el 22 de 2021. La Dra. Ponesse ahora asumió un nuevo rol en The Democracy Fund, una organización benéfica canadiense registrada cuyo objetivo es promover las libertades civiles, donde se desempeña como académica de ética pandémica.

    Ver todos los artículos

Donaciones

Su respaldo financiero al Instituto Brownstone se destina a apoyar a escritores, abogados, científicos, economistas y otras personas valientes que han sido expulsadas y desplazadas profesionalmente durante la agitación de nuestros tiempos. Usted puede ayudar a sacar a la luz la verdad a través de su trabajo continuo.

Suscríbase a Brownstone para más noticias


Comprar piedra rojiza

Manténgase informado con Brownstone